Programación
Miércoles 13

NOTICIAS

Los niños con diabetes también pueden tener una experiencia dulce en Halloween

30 de Octubre de 2017

Un niño con diabetes también puede divertirse en Halloween, según un experto.

El Dr. Steven Mittelman es jefe de endocrinología pediátrica en el Hospital Pediátrico Mattel de la UCLA, en Los Ángeles. Sugiere que los padres de un niño con diabetes tipo 1 o tipo 2 establezcan las mismas normas para todos los niños de la casa, independientemente de si tienen diabetes o no.

Estas normas, planteó, deberían comentarse con los niños con antelación, para que sientan que han participado en la realización del plan.

Y ese plan, añadió Mittelman, debería poner el centro de atención en las actividades en lugar de en los dulces. Estas actividades pueden incluir los disfraces, la decoración y las artes y manualidades propias de la fiesta.

Una vez dicho esto, un poco de dulces puede estar bien.

"Deje que su hijo disfrute de unos pocos dulces, y asegúrese de que monitorizan su nivel de glucosa en sangre y toman los medicamentos tal y como les recetaron", dijo Mittelman.

"En los niños que toman insulina con todas las comidas y refrigerios, combinar dulces con una comida puede reducir la necesidad de inyecciones adicionales, y ayuda a reducir las subidas marcadas de glucosa en la sangre que provocan los dulces solos", añadió.

Pero Mittelman está a favor de que al niño con diabetes se le dé solo un dulce, su favorito. El resto se deberían tirar, donar o el niño podría incluso "venderlo" de nuevo a los padres a cambio de dinero, calcomanías o juguetes.

La vigilancia, añadió, es importante.

"Son particularmente preocupantes los dulces que usted no sabe que su hijo está comiendo", dijo Mittelman en un comunicado de prensa del hospital. "Asegúrese de que usted y su hijo estén de acuerdo con el plan y en por qué es importante".

Algunos niños lo pasarán peor con el plan de Halloween que otros.

"Para los niños que lo pasen mal y se resistan, esconda los dulces adicionales en un lugar seguro al que su hijo no pueda acceder. Y piense en comprobar el nivel de glucosa en sangre de su hijo una o dos veces adicionales durante la noche, para asegurarse de que pueden volver al objetivo", aconsejó Mittelman.