Programación
Lunes 26

NOTICIAS

Se detecta más cáncer en personas de mayores recursos

31 de Diciembre de 1969

Los estadounidenses ricos son más propensos a ser diagnosticados con algunos tipos de cáncer que las personas más pobres, encuentra un nuevo estudio.

El motivo no es que las personas más ricas sean más propensas a desarrollar cáncer, sino que se someten a más pruebas médicas, explicaron los investigadores.

Los autores del estudio analizaron datos sobre cuatro tipos de cáncer (de mama, de próstata, melanoma y de tiroides) en condados con unos ingresos altos (unos ingresos anuales medios superiores a 75,000 dólares) y en condados de ingresos bajos (unos ingresos anuales medios inferiores a 40,000 dólares).

Los condados ricos tenían unas tasas de diagnóstico mucho más altas de los cuatro cánceres que los condados más pobres, pero la tasa de mortalidad combinada fue similar en ambos. Eso sugiere que las tasas de esos cánceres en realidad son similares en los condados ricos y en los pobres, dijeron los investigadores.

Varios factores podrían explicar las tasas más altas de diagnósticos en los condados ricos, apuntaron los investigadores.

Las personas ricas podrían esperar y exigir que se les realicen más pruebas, y los sistemas de salud que les proveen servicios podrían considerar que ofrecer más pruebas "es una buena manera de producir más pacientes y aumentar el negocio", comentaron el Dr. H. Gilbert Welch y el Dr. Elliott Fisher, del Instituto de Políticas de la Salud y la Práctica Clínica de la Universidad de Dartmouth.

"Si queremos avanzar a unos sistemas de atención de la salud más sostenibles y asequibles, tendremos que entender qué fomenta la utilización excesiva de la atención y desarrollar mejores formas de abordarlo", comentó Fisher en un comunicado de prensa de la Dartmouth. Fisher es director del instituto y profesor de políticas de salud, medicina, y medicina comunitaria y familiar.

Por ejemplo, los autores del estudio sugirieron abandonar el modelo tradicional de tarifa por servicio; reducir, o al menos divulgar, los conflictos de interés financieros (por ejemplo, que los médicos reciban pagos de los centros de cáncer de mama y de próstata); y adoptar un método distinto para la atención médica.

"Los médicos y otros profesionales de la atención sanitaria tienden a exagerar el rol de las pruebas médicas para la promoción de la salud, sobre todo en personas que no están enfermas", comentó Welch en el comunicado de prensa.

"Una dieta saludable, el ejercicio regular, y un sentido de propósito con frecuencia son las mejores herramientas que las personas de todos los niveles de ingresos tienen para mantener un buen estado de salud", enfatizó.

Welch es profesor de medicina comunitaria y familiar en la Dartmouth.

El estudio aparece en la edición del 8 de junio de la revista The New England Journal of Medicine.

FUENTE: The Dartmouth Institute for Health Policy and Clinical Practice, news release, June 7, 2017